sábado, 22 de julio de 2017

Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vaticano


Sus confrontaciones con Satanás fueron tema de muchas entrevistas concedidas por él a lo largo de la vida. El Diablo le dijo: Si los cristianos conocieran el poder del rosario, sería mi fin"


Gelsomino del Guercio, aleteia
Durante 36 años, el padre Gabriele Amorth fue el principal exorcista del Vaticano y de la diócesis de Roma. Hasta su fallecimiento en septiembre de 2016, a los 91 años, él enfrentó a lo largo de su ministerio innumerables “encuentros” con Satanás, que fueron tema de muchas entrevistas concedidas por el sacerdote a medios de comunicación del mundo entero.
Nuestra época tiene graves dificultades para aceptar tal hipótesis. Por detrás de la dimensión oscura y perturbadora de las historias reveladas por el padre Amorth, sin embargo, queda la lección de que el mal puede combatirse – y ser derrotado.
A continuación algunos pasajes de entrevistas con el exorcista más famoso del mundo:
Para la página italiana Libero, el 3 de febrero de 2012, el padre Amorth narró algunos recuerdos de su primer encuentro con el diablo durante un exorcismo:
“De repente, tuve la nítida sensación de una presencia demoníaca en mi frente. Sentí al demonio mirándome, examinándome, moviéndose a mi alrededor. El aire se puso frío. Un amigo exorcista ya me había hablado de estos cambios bruscos en la temperatura. Pero una cosa es oír hablar y otra es vivir la experiencia. Yo intenté concentrarme. Cerré los ojos y seguí mi oración, de corazón: ‘Sal, rebelde. Sal, seductor, lleno de artimañas y mentiras, enemigo de la virtud, perseguidor de los inocentes. Deja este lugar para Cristo, en quien no hay ninguna de tus obras'”.
La página Luce di Maria, en mayo de 2015, también publicó interesantes informaciones sobre el padre Amorth y sobre su ministerio. Por ejemplo: los exorcistas interrogan al diablo, incluso sabiendo que él es mentiroso; ¿pero por qué hablar con él si ya se sabe que la respuesta probablemente será una mentira más? El padre Amorth aclaró:
“Tenemos que filtrar las respuestas del diablo. El Señor a veces impone que él diga la verdad, para mostrar que Satanás fue derrotado por Cristo y que él está obligado a obedecer a los discípulos que actúan en nombre del Señor”.
De hecho, añadió el padre Amorth, el diablo a veces declara que está forzado a hablar y hace de todo para evitarlo. Ser forzado a revelar su nombre, por ejemplo, es para él una gran humillación, una señal de derrota. Él busca venganza en esos casos y la conversación tiende así a ser aún más peligrosa. El exorcista debe limitarse a las cuestiones autorizadas por el Rito y no dejarse conducir por el diablo.
En otra entrevista, concedida a Urlo Magazine en 2009, el padre Amorth contó:
“Una vez, le pregunté a un demonio por qué, a pesar de su inteligencia superior, prefirió descender al Infierno. Él respondió: ‘Yo me rebelé contra Dios y mostré que soy más fuerte que Él’. Para ellos, la rebelión es una señal de victoria y de superioridad”.

El poder del Rosario

En su libro “Yo, el último exorcista”, el padre Amorth cuenta un diálogo que da testimonio de la fuerza de la Virgen María:
P. Amorth: “¿Cuáles son las virtudes de Nuestra Señora que más te encolerizan?”
Satanás: “Ella me enfurece porque es la más humilde de todas la criaturas y porque yo soy el más orgulloso. Porque ella es la más pura de todas las criaturas y yo no. Porque ella es la más obediente a Dios y yo soy el más rebelde”.
P. Amorth: “¿Por qué temes más cuando yo digo el nombre de María que cuando digo el nombre de Jesucristo?”
Satanás: “Porque me humilla más ser derrotado por una mera criatura que por Él”.
P. Amorth: “¿Existe una cuarta cualidad de María que te enfurece?”
Satanás: “Ella siempre me frustra porque nunca ha sido tocada por ninguna mancha de pecado”.
El sacerdote recordó también:
“Durante un exorcismo, Satanás me dijo por medio de la persona poseída: ‘Cada Ave María del rosario es para mí un golpe en la cara. Si los cristianos conocieran el poder del rosario, sería mi fin”. 

miércoles, 19 de julio de 2017

Consecuencias de la Lujuria

San Pío de Pietrelcina

 «Desafortunadamente, muchos jóvenes pierden la fe porque no consiguen ser castos —decía el padre san Pío de Pietrelcina—. La lujuria es el camino más breve y más fácil para ir al infierno, porque quita el gusto de la oración, debilita la fe hasta extinguirla, predispone a todo tipo de pecado, endurece el corazón y, sin una gracia específica, lleva a la impenitencia final».

 Y advierte santa Faustina Kowalska: «Que sepa el pecador que será torturado por toda la eternidad en aquellos sentidos que utilizó para pecar».

El que tenga oídos, que oiga.


 santa Faustina Kowalska

lunes, 17 de julio de 2017

¿Qué es el “síndrome de los hijos del divorcio”?

Cuando un progenitor deja la familia, en los niños y niñas se desencadenan reacciones distintas

 Gelsomino del Guercio, aleteia
La separación entre los padres es un sufrimiento presente en toda la vida de sus hijos. Lo sostiene Antonello Vanni en “Figli nella tempesta. La loro sofferenza nella separazione e nel divorzio” (Hijos de la tempestad. Su sufrimiento en la separación y el divorcio, Edizioni San Paolo). 

Un sufrimiento al que algunos psicólogos han dado un nombre: el “síndrome de los hijos del divorcio”.

Ansiedad y sistema inmunitario disminuido

El síndrome, en los adultos que han vivido el trauma de la separación de sus padres, se manifiesta desde el punto de vista psicológico, con la persistencia de la ansiedad, depresión, angustia, rabia y resentimiento. Desde el punto de vista físico hay un fuerte impacto negativo en la calidad del sistema inmunitario: se está más expuesto a patologías de distinta naturaleza. 

Relaciones difíciles

Desde el punto de vista emotivo, el síndrome se caracteriza por el desarrollo de miedos como por ejemplo al abandono, a la traición, a la exclusión, al rechazo. Y naturalmente influye en las relaciones: hay una capacidad menor de mantener vínculos de amistad, sentimentales o matrimoniales basados en el respeto y la confianza mutua. No es casualidad que los “hijos del divorcio” tiendan a construir familias más frágiles, a menudo destinadas a romperse, como sucedió con sus padres. 

Menor rendimiento escolar y laboral

Los daños del síndrome se registran también desde un punto de vista escolar y de la carrera profesional con inferiores adquisiciones de competencias, ausencias frecuentes, mayor abandono escolar, a lo que sigue menor nivel académico y laboral. También el estatus socioeconómico logrado en la edad adulta es menos ventajoso, a menudo, respecto al alcanzado por hijos de familias intactas. 

Crecer sin un padre amoroso

En particular, estudios realizados por el psicólogo y sacerdote Cornelius Evans muestran que en ambientes como escuelas, universidades, lugares de trabajo y familias, los hijos varones, después de un divorcio que haya alejado al papá del núcleo familiar, crecen llevando consigo un fuerte malestar emocional debido a la falta de relación con un padre presente y amoroso. El resultado era el de hijos que con el tiempo se volvían esquivos y solitarios, ansiosos y débiles. 

Rabia y depresión

El común denominador de estos casos de niños, adolescentes y hombres era una profunda rabia, causada por la falta de comprensión de los motivos reales del alejamiento del padre. Otro estudio del psicólogo Archibald Hart muestra que además de la rabia, otra característica común es la depresión, con baja autoestima y los consiguientes problemas de comportamiento.

La ausencia del amor de la figura paterna

En las mujeres, niñas, adolescentes o adultas, crecer sin la figura paterna desencadena sentimientos de abandono por parte del padre, baja autoestima, tendencia a la actividad sexual precoz, desconfianza en las relaciones con figuras masculinas. “Todo lo que yo quería era el amor de mi padre”, son las palabras de una mujer a la psicóloga a la que se había dirigido para resolver sus problemas.

Trastornos alimenticios

La psicóloga Margo Maine ha demostrado incluso que el alejamiento de la figura paterna de la familia estaría en la base de trastornos alimentarios como la anorexia, la bulimia, dietas obsesivas y desequilibradas. Las hijas tienen una intensa necesidad de sentirse dignas del amor paterno, de recibir su aprobación y su afecto. La ausencia del mismo les hace sentir sin valor e importancia: el trastorno alimenticio vendría a colmar ese vacío dejado por el amor paterno. 

Pregunta 207 ¿Su Fe es la Fe de la Iglesia? ¡Compruébelo!

Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.

confirmación

207. ¿Quién puede administrar la Confirmación?

El SACRAMENTO de la CONFIRMACIÓN es administrado normalmente por el  OBISPO. Si fuera necesario, el obispo puede encomendárselo a un SACERDOTE. En peligro de muerte cualquier sacerdote puede administrar la Confirmación. [1312-1314]

 confirmación



* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 

sábado, 15 de julio de 2017

Alexis Viera, el futbolista que perdona a quien le dejó al borde de la muerte

El ex portero uruguayo perdonó en la cárcel a quien lo baleó y dejó en ese momento fuera de las canchas


Pablo Cesio, aleteia
En Uruguay y Colombia es conocido como “El Pulpo” y ha tenido un pasaje por varios equipos de gran prestigio en América Latina como Nacional de Montevideo y América de Cali de Colombia.
Su nombre es Alexis Viera, un experimentado jugador de fútbol de larga trayectoria, pero que se convirtió en exportero desde el momento en que fue víctima en agosto de 2015 de un atraco en Colombia a manos de un joven de 19 años.
Durante el intento de robo, que sucedió poco después de salir de una entidad bancaria y estar llegando a su residencia, Alexis recibió un impacto de bala cerca de la columna vertebral, aspecto que lo dejó al borde de la muerte, casi sin movilidad y de cara a varios meses de rehabilitación.
A pesar de lo complejo de la situación, una vez que se confirmó que el peligro de muerte era descartado, el tesón de este jugador se impuso sobre cualquier cosa y empezó a hacer lo imposible para salir adelante.  Su vida continuó alejado de las canchas, pero inmerso en entusiasmo por llevarle ánimo a otros a través de la motivación y su ejemplo. En septiembre de ese mismo año fue dado de alta y al poco tiempo volvió a caminar.
En los últimos días Alexis volvió a ser noticia, pero esta vez por un gesto que movilizó los corazones de todos, aún de aquellos con lo conocen y miran al fútbol desde lejos.  La noble acción de este exjugador de fútbol fue plasmada a través de una foto y un mensaje que conmovió también a las redes sociales.


Y también dio su testimonio a través de Twitter con un mensaje que a testimonio acerca de la importancia del perdón.


El guardameta rápidamente recibió un sinfín de apoyos luego de su noble gesto. “Ojalá todos aprendamos a perdonar y nos inclinemos hacia la paz”, dijo uno de los usuarios.


Lo que hizo Viera lo coloca en un lugar muy especial y tal vez difícil de asumir ante situaciones similares. Cómo no mirar este caso y no recordar a San Juan Pablo II, quien también visitó en una cárcel al agresor que intentó matarlo con un disparo allá por el año 1983.
Al igual que aquel histórico gesto -más allá de las diferencias bien marcadas-, éste quizás no tenga la misma repercusión, pero con su actitud demuestra que con el corazón también es posible dar un gran primer paso, ése que también cambia la propia vida y la de los otros: perdonar a quien te hizo mucho daño.

martes, 11 de julio de 2017

La leyenda de San Cristobal


Poco se conoce de San Cristóbal y lo que se conoce es gracias a una leyenda medieval. Se trata de un texto que ha ido pasando de generación en generación y que se conoce como la “Leyenda Dorada”.


Alvaro Real, aleteia
Esta leyenda muestra a Cristóbal como un gigante de más de 5 metros de altura. Se trata de un hombre que buscó y recorrió el mundo para consagrarse al servicio del señor más poderoso del mundo. Primero encontró un rey cristiano, después viendo que el rey temía al diablo cambió de amo y quiso servir al diablo y a su ejército destructor.
Un buen día, en un cruce de caminos el diablo vio una cruz de piedra y empezó a temblar. ¿Cómo es posible pensó? ¿Cómo se puede tener miedo de alguien que había muerto en esa cruz? Dejó al diablo y buscó por muchos lugares.
Un buen día se encontró con un ermitaño que les explicó cómo servir a Cristo:
-Aquí al lado hay un río donde suelen morir muchos de los que intentan atravesarlo. Tienes una estatura y fuerza descomunal, perfectamente podrás pasarlos de orilla a orilla sobre tus hombros. Y efectivamente, comenzó a pasar viajeros apoyado en una vara gruesa y resistente.
Así lo hizo. Un buen día, escuchó la voz de un niño:
-¡Cristóbal, sal y ayúdame a cruzar el río!
Cristóbal salió y no vio nada. Así ocurrió una segunda vez. A la tercera lo vio y lo subió sobre sus hombros para cruzar el río. Cada vez el niño pesaba más y más…Cristobal no podía con él. No podía creer lo que les estaba pasando. Finalmente y con un esfuerzo sobrehumano cruzó el Río.
-¡Ay, pequeño!- le dijo Cristóbal creía llevar el mundo entero sobre mis espaldas.
-Y lo has llevado porque yo soy Cristo, el creador de ese mundo. Cuando vuelvas a tu cabaña, planta la vara y mañana por la mañana estará verde y con frutos-, le contestó el niño.
Así fue como Cristóbal se convirtió en el portador de Cristo o el portador del niño. Nada más se sabe de su vida y de su historia. [...]
Cristóbal se convertiría así, por esta leyenda, en el santo patrono de los viajeros... y de los taxistas misioneros (vea la página web)

sábado, 8 de julio de 2017

Pilar Soto: “Tuve una experiencia más allá de la muerte”

Confesiones de una popular presentadora de televisión
que se ha encontrado con Jesucristo

 Miriam Díez Bosch, aleteia
Éxito total como presentadora de televisión, y caída en el pozo de la bulimia y de la desesperación hasta descubrir a Cristo. Escuchar a Pilar Soto es toda una experiencia. Debería haber ensayado muchas horas de teatro para simular que se ha enamorado de Jesús. Juzguen ustedes mismos:

El pilar de tu vida… ha cambiado, y no lo vas a sustituir.
La locura del Evangelio (soy franciscana seglar, terciaria) no es una cosa de una noche. Yo tuve una experiencia más allá de la muerte. Hay gente que ha visto pasillos, se han hecho muchas películas, pero yo me encontré con Cristo muerto en la cruz. Fue brutal. Me conmovió. Me habló.
Estuve tres años de discernimiento. Tres años. Me negaba a salir ante a una cámara. Y desde aquel momento, sólo Cristo. Cristo, Cristo, Cristo.
¿No sabías nada de nada de la religión?
Le preguntaba a una clarisa ¿esto qué es? Una tauYo no sabía nada de religión. Entré en una misa franciscana un 11 de agosto, en san Antonio del Retiro en Madrid. Mi padre murió un 10 de agosto. Decidí ir a una misa para contactar con mi padre. Era injusta su muerte.
Una chica mexicana te acerca a la fe, pero tú no te enterabas de nada, ¿no es así?
En la residencia en la que vivía, la única chica que me trataba bien, una mexicana, Cynthia, me lleva a san Antonio, en el barrio de Salamanca. Allí pasó algo.
En este libro que he escrito ahora (Conversión) hay 10 años de golpes, más de 30 santuarios, enfermedades, la locura del Evangelio está afianzada.
Esa niña que pregunta ¿esto que es? ante una Tau franciscana, acaba con votos perpetuos…
Soy franciscana seglar, al cabo de un año de mi conversión me metí en la facultad de teología en San Dámaso (Madrid). Desde pequeñita me caracteriza una inquietud brutal por el conocimiento.
Ahora estás muy entusiasmada con Jesús. ¿Se te pasará?
No se me va a pasar. Yo digo que Jesús es mi novio, vivo en castidad.
Un día estoy en el altar en misa, tengo unos momentos místicos muy fuertes, el padre Emilio en la misa a la que asisto regularmente un día me vio desfigurada y me dice ¿qué ha pasado en esa consagración hoy?
Y le respondí: Es que cómo no me voy a poner pudorosa y nerviosa, ¿cómo se siente una monjita ante su prometido? Es que no es mi novio, es mi prometido. Es la promesa hecha carne, me lo ha prometido a mí y a todos, que va a volver, no solamente da su sangre y nos dice “alegraos porque me vaya, os voy a mandar el Paráclito”… Todo es bueno que suceda, inmenso.
Pilar, estás llorando.
Es que lo que yo estoy viviendo… esa búsqueda, es inmenso, no tengo palabras…
¿Este impulso a qué te lleva?
En mi libro hay momentos muy místicos y graciosos también. Yo no me puedo quedar esto para mí. En Turín vi la Sindone y pedí a un señor que vendía réplicas: ¿cuánto cuesta? Y me responde: “tanto”. Y le digo: “¿Y si me llevo 20?”.
O sea, que te fuiste de Turín con 20 réplicas de la Sábana Santa.
Es que no me puedo quedar esto para mí! Tengo un don para escribir, para el arte, para comunicar.
¿Y en Tierra Santa, donde vas sabiendo que tienes un tumor, qué ocurre?
Tierra Santa es el momento en el que me voy con un tumor, sin saber todavía su naturaleza, y en el que me dicen que tengo que operarme. Sabía que si hay que pedir un milagro, en el mundo no hay mejor sitio posible, y para morir también.
En Petra, en la frontera, a menos diez grados bajo cero tuvieron que ingresarme, sentí que tenía que contarlo todo.
El Señor se muestra cercano pero es muy cuco, me quiere fuera, yo no quiero escribir, ni salir en los medios, me ha costado mucho ceder. Pero él insiste. Y el libro lo tiro por la ventana, tenía puntos internos, 192 páginas, 10 años durísimos, 8 países, 12 ciudades, fue tal el desgaste, que estuve luchando con medicación durísima, intento buscar trabajo, nada… y yo le decía: Señor, ¡me estás obligando a escribir!
Y salió este libro, Conversión.
En el libro cuento muchas cosas. En Guadalupe también está todo muy documentado, andaba yo en busca de la verdad, yo no sabía nada de la religión católica y descubrí a Dios. Y a los santos.
He vivido 3 años en Londres, 1 en México, 8 meses en República Dominicana… he trabajado con judíos, ateo, no practicantes. Pero nada de religión. Nada. Ni católicos. ¿Religión? Cero.
No tengo la grandeza de un santo, pero sí esa pasión desmesurada. El Señor me sacó de un plató de televisión para darme la vista que yo no tenía. Llevaba toda mi vida, Señor, negándote, toda mi vida ciega.
Y ahora no puedes vivir sin rezar.
Yo soy artista, yo no sé vivir sin arte , es una vocación muy grande, la mía. Hoy confío plenamente en Él. Todas las mañanas hago la oración de san Francisco:
Altísimo, glorioso Dios,
ilumina las tinieblas de mi corazón
y dame fe recta,
esperanza cierta
y caridad perfecta,
humildad profunda
sentido y conocimiento, Señor,
para que cumpla
tu santo y veraz mandamiento.
Y me pongo el casco de la salvación, la armadura de la justicia y me cojo el escudo de la fe. Y así me levanto todos los días. Cada día tiene su afán y no lo digo yo, me lo dice mi Señor Jesús en los Santos Evangelios.
También es casualidad – o mejor Providencia- que un día estés en misa y a tu lado veas rezando a Jim Caviezel, ¿no?
Pasó un día en qué recibí una llamada de la cadena radofónica española Cope para que presentara un encuentro, con conexión directa con el Vaticano. Yo vivía en California. Llego con mi coche a mi parroquia después de la llamada, y cuando me toca la comunión veo que tengo al lado… a Jim Caviezel.
Y todo esto con el colofón en Medjugorje.
Fue después. Fui a Medjugorje y rezando le pido: “Madre, ¿es seguro este camino que queréis para mí?”. Yo no quería volver a los medios de comunicación.
Entonces me llama una chica traductora croata, me veo con los lagrimones y me dice que le haga un favor: que es la inauguración del festival de jóvenes y que necesita que suba al presbiterio, coja el micrófono y represente a todos los hispanohablantes del mundo. Fue espectacular.
Fácil no ha sido, tu historia de conversión…
He tenido que pasar por este éxodo: llorar, sangrar, sufrir, reír, para poderlo contar. Reencontrarme, levantarme… es una historia de tumbones, de amor, no negar, y resistir para ahora contarlo.
Y ahora, sólo hay Cristo.
El sentido de mi vida es Cristo, todo es Él, desde que sale el sol hasta el ocaso: no puedo vivir sin oración.
Sólo te puedo hablar de plenitud, amor, perdón, hasta donde el Señor puede curar…
Con todo, ni monja ni misionera, te ves.
Es tan inmenso este amor… cómo me lo voy a quedar…
Quería ser misionera, pero no confundamos: conversión no es vocación. Pero es que esto te quema de una manera… no te para nada. Pero yo soy, como me dijo un amigo, celíaca, blanquita, mona… y más complicado sería vivir en comunidad. Mejor volver a la jungla de los medios de comunicación.
Y en esto estás. En la vocación de comunicadora.
Realmente tengo el don de comunicación, de transmisión... tengo la capacidad de improvisación y he pasado por muchas cosas. He sido buceadora profesional, he estado con tiburones, he volado a 4.000 metros de altura en las Rocosas,… tengo mucha experiencia de vida y el testimonio que puedo dar es brutal.
Doy fe. Quien quiera escucharla, ya lo sabe. Pilar Soto, una historia de conversión.